La crisis del campo mexicano, por política anti-campesina 0 123

Falta de organización, apoyo técnico, capital de inversión y desinterés del gobierno

El campo enfrenta uno de los mayores retos para lograr la autosuficiencia alimentaria

Los políticos se aprovechan de los recursos naturales para beneficios personales

Ciudad de México; 17 de febrero de 2022. – Históricamente el campo ha permanecido rezagado desde antes de que México se convirtiera en un país independiente. Pocos gobiernos –después de este proceso que duró once años—se preocuparon por dar al desarrollo agropecuario, forestal y pesquero, la importancia que merece como proveedor de alimentos y materias primas industriales; como fuente permanente de empleos e ingresos, y como exportador de bienes y servicios.

El sector primario de nuestra economía, ha estado abandonado de manera ancestral. Los gobiernos sucesivos le han prometido “el oro y el moro” y, cuando los candidatos llegan a gobernar a este país, o a un estado o municipio, se olvidan de sus promesas.

Y no sólo eso, sino que permiten aprovechar los recursos naturales (las mejores tierras, bosques, selvas, aguas superficiales y subterráneas, climas templado-fríos, tropicales e incluso regiones arqueológicas que heredamos de nuestros ancestros) para beneficios personales o de las concentraciones urbanas, hacia donde se canalizan recursos crecientes, tecnologías modernas e infraestructura, por virtud de que “son aportadoras de grandes cantidades de votos”.

Los temas de pobreza en el medio rural, infraestructura, activación de la dinámica productiva y distribución equitativa del ingreso; la generación de empleos y servicios en el medio rural que permitan mejorar los niveles de vida en general, serán algunas de las propuestas de parte de los aspirantes a dirigir la Confederación Nacional Campesina (CNC) para el periodo que regirá de agosto de 2022 – 2026.

En las últimas semanas se empezaron a mencionar los nombres de posibles candidatos a la dirigencia cenecista, tan necesitada de que algún valiente se anime a gritar a los cuatro vientos que esta organización, de las más antiguas del país (fundada en 1938 por el profesor Graciano Sánchez con el apoyo del gobierno de Don Lázaro Cárdenas del Río) “está viva” y lista para trabajar y denunciar las injusticias prevalecientes en el campo mexicano.

Actualmente la CNC está en manos del diputado Ismael Hernández Deras, quien prácticamente ha hecho nada para destacar la presencia de esta organización en todos los rincones del país, la cual representó por muchas décadas el “brazo derecho” del sector campesino dentro del Partido Revolucionario Institucional, y es la organización más numerosa con representatividad en toda la Nación.

Encabezan la lista de prospectos a la dirigencia nacional cenecista, Rafael García del Horno, el diputado Roberto Carlos López García, seguidos por Francisco Javier Santillán Oceguera y José Antonio Rojo García de Alba. Con excepción de López García, los otros tres han formado parte de varios Comités Directivos en anteriores administraciones de esa central agraria y tienen amplia experiencia en el liderazgo campesino.

El campo enfrenta uno de los mayores retos para lograr la ansiada autosuficiencia alimentaria y al mismo tiempo desaparecer el espectro de la hambruna en México. Ello implica la preparación y capacitación de gente del campo, en el marco de un proceso continuo; “gente bien preparada para resolver las dificultades que estos desafíos representan”, declaró Rafael García del Horno, primero que levantó la mano para señalar el perfil de dirigentes campesinos en niveles nacionales, regionales y locales.

Con amplia trayectoria dentro del sector agrario, García del Horno ha ocupado diversos cargos al interior de la propia CNC: secretario de Finanzas, secretario de Acción Agraria, secretario general de la Liga de Comunidades Agrarias y Sindicatos Campesinos de Guanajuato, y ha sido productor agrícola toda su vida.

El diputado Roberto Carlos López García, fue secretario de la Liga de Comunidades Agrarias en Michoacán. Hace algunos meses se mencionó que iría por la dirigencia de su partido en el estado, cargo que desistió para buscar la presidencia cenecista.

Francisco Javier Santillán Oceguera, ex diputado federal por el estado de Jalisco, ha ocupado varias carteras en la CNC y es un político que se reconoce por su integridad moral e identificado con las causas de las luchas campesinas.

Por su parte, José Antonio Rojo García de Alba, cuenta con gran experiencia como militante de la CNC en diversas administraciones. Ha sido diputado federal y pertenece a una familia cenecista de por vida. Su padre fue dirigente de la CNC, don Javier Rojo Gómez y su militancia es indiscutible.

Las distintas corrientes se preparan para los diversos escenarios que van desde la negación de la actual dirigencia nacional priista en el país hasta los golpes bajos que podrían darse entre los mismos militantes campesinos. el relevo de dirigencia se efectuará el 28 de agosto del presente año durante la celebración del Congreso Nacional

Previous ArticleNext Article
Sector Primario MX
Gaceta informativa digital

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *