La información de nuestras redes sociales puede ser utilizada con fines comerciales o de violencia digital 0 59

Es importante que el primer filtro para proteger los datos personales sean las personas, especialmente en el uso de las nuevas tecnologías.

Arístides Rodrigo Guerrero García, Comisionado Ciudadano del INFO, comentó que valdría la pena pensar en renovar la propia Ley Federal o incluso pensar en una nueva Ley Federal de protección de datos personales, para incluir aspectos como el de la privacidad desde el diseño.

Durante el Segundo Encuentro por la Transparencia con la Universidad del Valle de México (UVM) que se llevó a cabo de manera virtual, las y los ponentes resaltaron la importancia de que sean las personas el primer filtro para proteger sus datos personales, especialmente en el uso de las nuevas tecnologías.

Coincidieron en que la información que circula en el espacio cibernético puede ser utilizado con fines comerciales o hacernos susceptibles de sufrir algún tipo de violencia digital; por lo que resulta esencial aprender a usar las redes y proporcionar solo información estrictamente necesaria.

Durante el análisis del tema “La protección de los datos personales ante la nueva normalidad”, se abordardó el análisis de la regulación a la protección de los datos personales en la ciber convivencia, así como la identificación de la violencia digital; destacando la urgencia de contar con leyes adecuadas a las plataformas digitales.

En su intervención, el Comisionado Ciudadano del Instituto de Transparencia, Acceso a la Información Pública, Protección de Datos Personales y Rendición de Cuentas de la Ciudad de México (INFO CDMX), Arístides Rodrigo Guerrero García, precisó que respecto a la regulación, se debe poner especial énfasis en implementar mecanismos de protección acordes con el contenido del segundo párrafo del artículo 16 constitucional, que es donde se regula el derecho a la intimidad y a la protección de datos personales.

También señaló que aunque en México se cuenta con la Ley Federal de Protección de Datos Personales en Posesión de Particulares desde 2010, sería conveniente actualizarla respecto de los proporcionados a través de Internet y el uso de las nuevas tecnologías, que actualmente están acumulando mucha información sobre nuestras vidas y actividades, a veces sin darnos cuenta.

Guerrero García comentó que valdría la pena incluso en una nueva Ley Federal de protección de datos personales, fortalecer temas específicos como el de privacidad, “es decir, que desde el diseño ya se esté pensando en la protección de los datos personales y en regular aspectos como la videovigilancia en los centros laborales, el ciberacoso y la desconexión digital, que en esta época de pandemia son derechos que debemos poner sobre la mesa”.

Reconoció que el hecho de que nos encontremos trabajando a distancia implica una conexión continua a redes de comunicación como WhatsApp o el correo electrónico a todas horas, lo que podría desencadenar problemas de salud mental o de ansiedad relacionados con la interacción con nuestros teléfonos y las respuestas inmediatas a cuestiones laborales “urgentes” aun cuando se den fuera de nuestros horarios de trabajo.

Por su parte, Jessica Itzel Rivas Bedolla, integrante y proyectista en el del INFO CDMX, respecto de la violencia digital señaló que a pesar de que ésta puede afectar a todas las personas en línea, de acuerdo con la encuesta MOCIBA 2019 sobre el Acoso en línea del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), el 40.3% de las mujeres usuarias de Internet, han sido víctimas de ciberacoso, es decir, que han recibido insinuaciones o propuestas de índole sexual no solicitadas, críticas hacia su apariencia física o clase social. Por lo que es urgente atender la violencia digital por razones de género y sensibilizar a las personas sobre la gravedad de este problema.

Afirmó que la cultura de la denuncia digital es tan importante como la prevención, ya que actualmente todas nuestras actividades comerciales, ciudadanas y personales tienen que ver con medios digitales, de tal forma que nuestros datos se encuentran en muchos lugares a la vez y nos corresponde allegarnos de toda la información a nuestro alcance, para saber qué, cómo y cuándo autorizamos el acceso a nuestros dispositivos móviles, fotografías, ubicación, interacciones y sobre todo a nuestros datos personales.

De igual forma, puntualizó que mediante la denuncia, las empresas desarrolladoras de estas plataformas pueden ser alertadas fácilmente de los problemas concretos de las personas usuarias, ya sea por fallas en su funcionamiento, opciones de seguridad y privacidad o tendencias y quejas sociales colectivas, siempre y cuando se haga el suficiente “ruido”.

“Conscientes de que nadie nos obliga a dar datos o a instalar aplicaciones, sabemos que cada que estamos en línea vamos a ser vulnerables y nos exponemos al mal uso de nuestros datos, pero cuando la pena o vergüenza por denunciar es más grande que la de acosar, agredir o violentar a cualquier persona en medios digitales, algo anda muy mal”.

Rivas Bedolla resaltó que a pesar de no contar actualmente con las herramientas digitales de denuncia más eficientes en la legislación, las aplicaciones y empresas desarrolladoras al ser mundiales, suelen tener mecanismos propios de quejas y denuncias que aplican de manera universal, y que pueden ayudarnos a bloquear, reportar, bajar o desacreditar cuentas, perfiles y personas usuarias que ejerzan violencia digital.

En tanto, Raúl Flores Rodríguez, profesor de asignatura y Posgrado de la UVM, campus Mérida, señaló que se socializa de forma abusiva en redes sociales, las cuales se han instalado en nuestras vidas con una celeridad importante al mismo tiempo que generan efectos no deseables relacionados con la privacidad.

Mencionó que las nuevas plataformas, como Teams o Zoom, nos presentan mermas de privacidad lo que “es un daño en sí mismo”, ya que puede ser catalizador de situaciones desagradables como el acoso pederasta o el ciberbullying, ejemplificó.

Mario Anselmo Gómez Sánchez, Coordinador de la Comisión de Privacidad y Datos Personales de la Academia Mexicana de Derecho Informático (AMDI), explicó que plataformas como Twitter muchas veces se utilizan para pelear sin conocer a la persona utilizando los datos personales que se suben a las redes.

“Tenemos que ser conscientes que no sólo son delincuentes quienes ejercen violencia digital, también somos nosotros. Existen muchas razones: la convivencia que de los últimos meses por la pandemia, la falta de conocimiento en el uso de redes sociales, falta de empleo o salud, se ven reflejas en el Internet y las discusiones entre las personas a través de estos medios”.

Por ello, comentó que la violencia digital puede ser provocada por todas y cada una de las personas que participamos en línea de acuerdo con el estado mental en que nos encontremos, lo que hace necesario que desde el gobierno se cuide la salud no sólo la física, sino mental para disminuir de manera general la violencia extrema que estamos viviendo.

En su intervención, Sergio Maravillas Lemus, profesor de tiempo completo de   la Rectoría en Línea UVM, señaló que en la Ciudad de México se ha mejorado la legislación incorporado una serie de reformas para ir atacando diferentes manifestaciones de la violencia fundamentalmente en niñas, niños, adolescentes y mujeres.

Sin embargo, recalcó que la violencia generada a partir de la utilización de las tecnologías de la información y comunicación, es un problema cotidiano que debe ser atendido a nivel nacional y puso de ejemplo cómo la violencia hacia las mujeres en plataformas digitales, ha impactado tanto al Código Penal local, como a la Ley de Acceso a las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, para fortalecer el marco jurídico de protección contra este tipo de violencia.

De tal manera –concluyó– que la violencia se ha ido adaptando a las nuevas relaciones de la sociedad y en esa adaptación debemos contar con una cultura que garantice la privacidad y la protección de nuestros datos.

 

Previous ArticleNext Article
Sector Primario MX
Gaceta informativa digital

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *