El laboratorio del Hospital General de Culiacán es piedra angular en la lucha contra el Covid-19 0 25

Omar Lomeli Barreda destaca la labor del personal del laboratorio del Hospital General de Culiacán ante la emergencia sanitaria por la pandemia del Covid-19

 Culiacán, Sinaloa a 12 de octubre de 2002.- “Sin laboratorios los hombres de ciencia son como soldados sin armas, cuando un usuario va al laboratorio nos deja lo más preciado de él que se llama sangre y es nuestra responsabilidad velar por ella, analizarla y traducirla en un resultado o número que para un médico es de mucha importancia”, dijo el QFB Omar Lomelí Barreda.

El jefe de laboratorio del Hospital General de Culiacán “Dr. Bernardo J. Gastélum” sostuvo que el trabajo realizado por el personal de laboratorio durante la emergencia sanitaria ha sido fundamental en la lucha contra el Covid-19.

El especialista en hematología diagnóstica por laboratorio y maestría en salud pública expuso que en la emergencia sanitaria por el Covid-19 el químico actúa en la salud pública y contribuye a la toma de muestras del paciente, al monitoreo del mismo y a realizar la prueba diagnóstica.

Omar Lomelí Barreda destacó que la emergencia sanitaria por el Covid-19 ha representado un gran reto para todos los profesionales de la salud. “Es algo que nadie esperaba, era una situación totalmente desconocida que generaba incertidumbre, pero lo hemos enfrentado con profesionalismo, entrega, decisión y valor”, dijo.

Puntualizó que el químico fármaco biólogo es un puente entre el laboratorio y el paciente. “Somos lo que subimos a tomar muestras a pacientes hospitalizados, pruebas de urgencias, ambulatorios, los que analizamos tu sangre, los que separamos tu sangre cuando haces una donación para salvar una vida y sin duda, abonamos a las decisiones de diagnóstico, tratamiento, a la evolución y al pronóstico de un paciente”, aseveró.

“Un químico debe tener fortaleza y entereza suficientes para sacar sangre a un paciente, manipular muestras biológicas, esputo, sangre, orinas, cortes histológicos, manipular sus entrañas y ver sangre; pero claro, lo hace con el fin de dar información al médico para que aquel ser humano mantenga su vida, su salud, su funcionalidad, es decir lo hace por el bienestar del paciente”, expresó.

“El laboratorista garantiza la calidad técnica y científica, mitigamos los errores adversos mediante múltiples procesos para la seguridad del paciente y para evitar malas decisiones médicas que se darían en una mala toma de muestras o una falla en el proceso y por lo tanto un mal tratamiento, un mal pronóstico o un mal diagnóstico, afortunadamente nuestro trabajo es muy preciso”, comentó.

Omar Lomelí explicó que el laboratorio es un importante auxiliar en la toma de decisiones terapéuticas y de diagnóstico. “Quizá seamos los invisibles, pero todos estamos en la batalla contra el SARS-CoV-2, virus causante del Covid-19. Nosotros también tenemos contacto con los pacientes y corremos riesgos además de manipular su sangre, pero lo hacemos porque tenemos vocación de salvar vidas”, apuntó.

Refirió que la alta afluencia de pacientes y muestras se traduce también en miedo a ser contagiados pero antes que nada se encuentra el compromiso de brindar apoyo y cumplir su responsabilidad.

“Hemos contemplado desánimo y cansancio en nuestro gremio de químicos del sector salud porque somos los invisibles de esta pandemia. Aunque no se habla normalmente del químico nosotros seguimos con la frente en alto. Siempre se habla del médico y la enfermera, lo cual nos da gusto, pero se olvidan de la importancia de nuestra labor”, lamentó.

Precisó que el laboratorio del Hospital General de Culiacán trabaja ininterrumpidamente a la par de todos los servicios: las 24 horas los 365 días del año para atender las urgencias de los pacientes porque su misión es suministrar de una forma eficiente, oportuna y con la mayor calidad los elementos de soporte clínico.

Omar Lomelí, miembro también de la Sociedad Sinaloense de Salud Pública “Dr. Jesús Kumate Rodríguez”, subrayó que por su dedicación el personal del Laboratorio Clínico es piedra angular en la enorme responsabilidad que implica velar por la salud de los sinaloenses y que demuestra con sus resultados cotidianos que una institución pública es tan eficiente como lo es el personal que en ella labora.

“Es un alto riesgo para el personal estar en contacto directo con el paciente y con sus muestras clínicas pero trabajamos con estrictos protocolos sanitarios y con mucha responsabilidad”, dijo.

Para concluir, el jefe del laboratorio del Hospital General de Culiacán hizo un exhorto a la población para no relajar las medidas de prevención para evitar el contagio del Covid-19.

Previous ArticleNext Article
Sector Primario MX
Gaceta informativa digital

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *